11 de febrero de 2021

Las desinstalaciones de las apps móviles generan pérdidas promedio de más de 47.000 euros al mes

por Marcos Vega

El aumento del uso de los dispositivos móviles durante el confinamiento provocó tasas de desinstalación más rápidas

En vísperas de la celebración del Día de San Valentín, AppsFlyer ha publicado algunos datos relevantes de su reciente estudio «Benchmarks de desinstalación en 2020«. Un completo informe que muestra algunos de los aspectos más destacados sobre la relación, fidelidad y lealtad de los usuarios con sus aplicaciones móviles. 

El estudio, basado en una muestra de más de 3.000 aplicaciones y 8.000 millones de instalaciones entre los meses de enero y noviembre del pasado año, arroja datos muy significativos. Por ejemplo, un elevado número de desinstalaciones podría causar un elevado impacto económico en una aplicación que, en promedio, podría superar los 47.000 euros al mes.

_

Los usuarios se cansan cada vez más rápido de sus aplicaciones

Según los datos recogidos, los usuarios no se suelen encariñar de sus aplicaciones móviles. Al menos, no de la mayoría de ellas, dado que 1 de cada 2 apps es desinstalada dentro de los primeros 30 días. Incluso, el 45% de estas desinstalaciones ocurren en las 24 horas siguientes a su instalación.

El pasado año las desinstalaciones de una app promedio con presupuesto de marketing causaron a sus compañías unas pérdidas que rondaron los 47.000 dólares mensuales, un incremento del 70% respecto a 2019. Se debe al coste por instalación cada vez más elevado en las categorías de apps de shopping, alimentación y bebidas, y finanzas; y, en segundo lugar, al número promedio de desinstalaciones de apps sociales, que ha aumentado en un 250% respecto al año anterior.

_

Efecto COVID-19: El roce no siempre hace cariño

La pandemia de la COVID-19 fue un factor determinante durante 2020, a todos los niveles, y el comportamiento del usuario con sus aplicaciones móviles no fue la excepción.

Miculitzki afirma que “a través de agresivas campañas de adquisición de usuarios y la mayor predisposición de éstos a explorar nuevas aplicaciones, los juegos en el móvil consiguieron una ratio de instalación muy alta. Sin embargo, el fenómeno está directamente relacionado con una elevada tasa de desinstalación, un 10% adicional al porcentaje global de desinstalaciones durante los meses de pandemia, ya de por sí muy elevado”.

Además, el aumento del uso de los dispositivos móviles durante el confinamiento provocó tasas de desinstalación más rápidas de lo habitual, particularmente entre las aplicaciones con una vida útil corta y en aquellos juegos con mecánicas extremadamente sencillas (hiper casuales).

_

Los usuarios más comprometidos: los que muerden la manzana

Las desinstalaciones en dispositivos Android son el doble de frecuentes que en iOS. Aquellos países que presentan un mayor gap entre los dos sistemas operativos son Indonesia, Corea del Sur y Alemania.

Esta diferencia se debe, sobre todo, a una capacidad de almacenamiento más reducida en el dispositivo Android promedio. “En la mayoría de los mercados en desarrollo, gran parte de su población solo puede disponer de dispositivos móviles básicos, siendo el almacenamiento una de las características más limitadas. Así, los usuarios únicamente guardan en sus teléfonos móviles las aplicaciones que realmente les gustan o necesitan en su día a día”, apunta Mariano Miculitzki. 

Por otro lado, los usuarios que tienen un mayor compromiso con sus apps también son los que interactúan con ellas mediante un dispositivo de Apple. Esto se debe a que iOS está instalado en un dispositivo de calidad superior, especialmente en cuanto a experiencia de usuario, ya sea por su rendimiento general más eficiente (menor índice de fallos en las aplicaciones), una mayor velocidad de red u otros aspectos más genéricos.

_

La lealtad no tiene precio: instalaciones orgánicas vs. instalaciones no orgánicas

El valor de las descargas no orgánicas es cuestionable: algunas de ellas también son valiosas porque son el resultado de una campaña de adquisición muy bien segmentada, pero otras no aportan un valor interesante al negocio y pueden resultar en un gasto inadecuado de los recursos de la compañía si los usuarios no están bien segmentados o si la descarga es fruto de un incentivo mal enfocado.

Como era previsible, aquellas instalaciones de aplicaciones descargadas tras una acción no orgánica tienden a ser más desinstaladas. Concretamente, las desinstalaciones entre las instalaciones no orgánicas (NOI) son casi un 30% superiores en comparación con las instalaciones orgánicas.

_

También te puede interesar

Suscríbete

Suscríbete a nuestra newsletter. Te enviamos la actualidad del App Marketing cada semana.